instalación transitable

ad vitam


El recorrido físico por el laberinto que nos propone el artista no es sino una metáfora del viaje a través de las diferentes etapas de la vida, y este tránsito alberga todas las forma de experiencia. Es de este modo como se han desgranado acontecimientos e intuiciones vivenciales que, además de saber funcionar como metáforas claras, no crípticas, poseen una  especie de coherencia multimedia, de cohesión en la heterogeneidad de sus lenguajes y mecanismos.


Óscar Fernández