HERmAFRodita

            Desde una estrategia lingüística, esta obra realiza una incursión en los temas del cuerpo y el sexo como territorio de permeabilidad, teniendo como objeto la escultura en bronce del Hermafrotita danzante. Esta excepcional pieza, que por azares del destino y de la arqueología, se encuentra dividida entre los museos de Almedinilla y Córdoba, es una de las representaciones de mayor calidad y mejor conservada de este mito, verdadero símbolo de la dualidad identitaria.
           A través de una instalación de video-mapping, el campo visual se divide ante el espectador en dos partes, cada una conteniendo tres caracteres (HER y AFR) de modo que las palabras que aparecen tienen la etimología o presentan esas letras: Hermes, hermético, herma, hermano, hermenéutica, hermosura, herencia, hermandad… por ejemplo del lado HER; así como Afrodita, afrodisíacos, afro, afrutada, afrontar… entre otras de las que figuran en el lado AFR. Las imágenes desgranan e ilustran unos conceptos que al entrelazarse en el tiempo van originando una dialéctica. Unas veces por complementación, otras por yuxtaposición de significados; mediante escenas que se mueven por separado, otras veces simultáneamente, en ocasiones sumergiéndose en la oscuridad. Todo ello desarrollado a través de variados recursos de animación infográfica, tipografías cinéticas y movimientos de partículas.
                        La música electrónica de estética industrial,compuesta específicamente para la obra, crea las atmósferas y acentúa unas significaciones, que transitan a través de unos bloques de contenidos, que van desde una referencia introductoria sobre el panta rei (todo fluye) de Heráclito, pasando por la mitología de la antigüedad grecorromana, el oscurantismo medieval, a las culturas y hermandades afros, pasando por la naturaleza incierta y miscelánea, hasta desembocar en el tema central del hermafroditismo.
            La problemática y el ocultamiento de la intersexualidad en el mundo actual supone un tabú de primer orden (muy al contrario de lo que ocurría en la época clásica o en algunas culturas orientales) siendo considerados en diversos períodos como mero objeto de estudio científico, exótica monstruosidad, como atracción en espectáculos o morbosa pornografía.

La instalación se muestra dentro del proyecto El Vuelo de Hypnos (IX), Diálogos entre Arte contemporáneo y Patrimonio histórico, comisariada por Juan López López bajo el título El Reverso Incorpóreo y  junto a una instalación Constelaciones de la fotógrafa Lola Guerrera.

Concepto y estructura: Javier Flores

Desarrollo y mapping: Rafael Blanco (Nankayshan)

Música: Juan López López

algunos fotogramas del video











sesión de video-mapping